lunes, mayo 16, 2005

Tarde domingo falleciendo...





En el jardín de la abuela,
habita una multitud quisquillosa de contrastes,
aglutinándose en su reducido espacio,
pasado, presente y futuro,
primaveras, veranos, otoños e inviernos,
sonrisas infantiles, adultas miradas melancólicas,
una generación tras otra,
legión victoriosa regresando a casa,
festejando en una orgía frenética,
dentro-fuera de mi cabeza...

El joven cafeto salvado creciendo agradecido,
el Aretillo, la corona de cristo, en flor,
la vieja higuera, el durazno y el níspero,
llorando sus últimos frutos,
conviviendo alegres con la llave nariz,
la pala, la rejilla y el tubo oxidado,
el abejorro, el colibrí y la mariposa,
testigos silenciosos de su concubinato...

En el jardín de la abuela,
esta tarde domingo en que regreso,
con la nostalgia del abuelo en mis ojos,
con la tierra de tu piel en mis manos,
con la presencia del sobrino neonato,
se aspiran los olores de su bienvenida,
cojo una silla, me siento,
miro alrededor, recuerdo - siento - planeo...

Se que vos, amada mía, no lo puedes ver,
por ello te lo platico,
en el jardín de la abuela, en mis veintitantos,
en esta tarde domingo falleciendo...








Texto e Imagenes: Inflamadorate una tarde domingo falleciendo de Mayo 2005

 Posted by Hello

5 comentarios:

Anónimo dijo...

La nostalgia de los buenos tiempos, los recuerdos que nos traen los lugares q no muy frecuentemente visitamos nos hacen pensar en algunas otras cosas, alegres, melancolicas y hasta tristes.
Gracias por ser como eres y por escribir. Te mando un beso y un abrazo... sigue asi ya no tan aprendiz de poeta.

Julieta dijo...

Tus buenos tiempos estan hoy, conmigo.

Te amo

CeReZa dijo...

Mi abuela también tiene un patio de contrastes donde conviven dos tortugas que están siempre como en pleno National Geographic y con, a veces, mi conejo.

A Godo, mi conejito saltarín de cresta blanca, le gusta mucho el patio porque corre y salta a su gusto y disgusto. El domingo le metí un buen manguerazo para que se le pasaran los calores estivales que, al tener mucho pelo, le abordan sin piedad. Se quedó a gusto...

¡Qué bueno es tener un patio donde depositar y recoger los recuerdos de un tiempo pasado y otro por pasar!

Besitos varios con sabor a Siempre Recuerdo*

Inflamadorate dijo...

Asi es Julieta Hemosa, mis mejor tiempo esta hoy, contigo...

Ta amo...

Inflamadorate dijo...

Euridice, en verdad suena una maravilla el jardin de tu abuela, y las tortugas, y el conejo acalorado, me da gusto que los tengas...

Saludos ajardinados...