domingo, junio 07, 2009

Vernáculo...


Vernáculo...


Las duras calles empedradas,
húmedas desde la tierra que asesinan
hasta la superficie mohosa que pisamos
cuando tristes deambulamos...


El sol apenas sale entre los apretados callejones,
anda lento como anciana jorobada hasta la plaza
obteniendo allí el espacio necesario
para rejuvenecer corriendo hasta la fuente
y jugar en mil brillos con su agua...


Entonces se esconderse dentro de las casas,
rojas, azules, amarillas o grises,
colándose por las rendijas más diminutas
y espaciándose en cuanto entra
como las aspas de un amargo maguey...

Involucrándose en nuestra vida
va iluminando el baúl donde se guardan
ilusiones perdidas, maldecidas,
nos las recuerda y lastima el orgullo,
pero entonces, cuando el llanto se asoma,
arde intenso en el pecho
para inspirarnos esperanza precoz...

Cuantos tesoros esparcidos por la tierra nos deleitan,
cuanta fortuna aquí sobre las calles de mi moribunda ciudad,
cuantas risas, cuanta alegría, cuanta ridícula alegoría ajena,
cuanta historia, cuanta histeria aburrida...

Cuando mas vernáculo soy
más apátrida quiero ser
para omitir fronteras, desatinos del destino,
y engendrarme en ti como la tradición
que me siento lejos de interpetrar...






Mauricio Mendoza Brito Junio 2009...

1 comentario:

protervidad dijo...

Oh, ¿Muy tendente al simbolismo?

Dos cosas, antes en preámbulo, posees el vocabulario tenaz para hacer con él lo que venga en gana, es un divino privilegio, el lenguaje es nuestra jaula desde entonces.

1: Vernáculo eres, apátrida quiere ser, ésto suena a incoherente, atrofia la semántica de las palabras, el sentido se ve golpeado,
sí quiere contradecir, utilice los periodos...

2: Desatino - destino.
Mucha cacofonía, abunda la similitud de palabra-palabra y queda como si obliga al verso a armarse. Sí, hay algo muy cierto, la poesía vive por si misma, déjela que vuele, no la presione a una rima inédita.

"De viaje en el tranvía ovárico" Esa frase está celestial.

Escribe en prosa, es encantador.
Por lo mismo cuide cada medida de las palabras y los sentidos que adquieren al ir unidas.

La poesía existe, amén. Y por eso, absorbe.

PD: Unpoemanomuere....