lunes, octubre 17, 2005

Fragmentando...





con las manos en los bolsillos...
Me alejo caminando lento,

adiós...
-Pues así sea,

-No hay más...

esto es todo...?
-¿Entonces,

tirita y se esfuma...
en la yema anular
veo un ligero brillo
a la altura de la cintura,
mano palma arriba
bajo la vista,
el último contacto,
el último, el último,
en la unión de la mejilla y los labios,
desprendo mis dedos confundidos,
camina por la mejilla,
una caricia se traza desde el parpado,
mi brazo corre a cobijarla
una lágrima sale de tu ojo,
se fragmenta,
Pero algo se rompe,

y los guardamos en la cama...
que doblamos cuidadosos
de nuestros tempestuosos trajes
en la unción de nuestros cuerpos,
la locura y la paranoia convergen
todo es claridad
no habitan sombras,
por la telaraña de la vida,
En este viaje alucinante

explorando nuestros cuerpos...
terminamos el día
un almuerzo a las tres,
en los descansos un café,
entre las calles,
para vagar revoloteando
emprendemos el vuelo,
Nos movemos

y te envuelva con mi voz...
cuando entres a mis brazos
te perderás también
pero sin darte cuenta,
sabes que me has cautivado,
con una mirada, sonríes,
Sueltas tu hechizo,

el paso más firme...
compitiendo por dar
hermanas rivales las piernas
y aflojan en el andar,
como los músculos se tensan
la sensación de caminar,
a la mano,
le relataba mi pierna
antes de que llegaras,
Justamente ahora,

antes que esperar...
siempre hago cualquier otra cosa,
-No, la espera no tiene sentido en mí,

mucho tiempo...?
-¿Me esperaste

-Hola, soy Mauricio...




Texto e Imagen: Inflamadorate Octubre 2005

 Posted by Picasa

3 comentarios:

Piel dijo...

fin y principio,
principio y fin

el eterno, bello y doloros circulo...

¡¡Vida pura!!

Perversidad viste mi beso amigo...

stultorum dijo...

Perdón por la analogía, pero con tu "Fragmentado" me sentí en una película de Tarantino.

"Quiero decir que si me gustó".

Inflamadorate dijo...

Todo revuelto Skin perversa...

Cual solo pueden vestir tus besos amiga, así que te mando otros de vuelta...



Camarada Stultorum, nada que perdonar, al contrario, la sensación es halagadora...

Siento que me falta pulirlo un poco, lo siento un tanto rasposo, en el mi frenético quehacer cotidiano a veces suelo precipitarme un poco...

Saludos...