martes, enero 03, 2006

Historia de la historia... (pretérito imperfecto)


Comencemos leyéndonos las manos...





Miro en el espejo...
...no, el del muro no,
aquel azul que esta
tumbado en el suelo,
en la vieja alfombra
verde renacida,
la que lleva años sembrada
en el mismo lugar,
atrás de las viejas sillas
alineadas al azar,
de diferente altura,
diferente forma,
diferente color.

Lo veo...
...si, ese que se confunde
con el techo,
el que suavemente
se ondula por el viento.

Esta compuesto...
...pues creo de recuerdos,
de tristes fotografías
y antiguos recortes de revistas,
de aquello que los aztecas
llamaban atl,
y en ocasiones teoatl
según su tamaño.

Me fijo bien...
...veo aquel punto que parece
estar en cualquier lugar,
es el origen
de ilusiones y esperanzas,
es compañero
de lágrimas y tiernas sonrisas,
se dice profeta
pero más bien es el reflejo
de posibles futuros,
de nuestro iluso corazón
que al principio sueña
que todo es ideal,
es por ello
que frecuentemente equivoca,
aunque también porque día a día
la lluvia lo limpia
y no se da cuenta
de la cruel realidad.

Miro a un lado del espejo...
...no, el del muro no,
aquel que reza cuando grita,
observo bien el montículo
recostado a su orilla,
es historia de la historia
y continuamente se repite.

Lo veo...
...para admirar el inicio
de una nueva fábula,
para apreciar la metamorfosis
del montículo
que en una pareja se transforma.

Es hermoso,
ya empezó,
shhh...
...callo para poder oír...

Ahora él es vampiro e intenta
una y otra vez,
del cuello robarle sangre,
recostados,
fusionados uno casi encima del otro,
inocentemente, infinitamente;
ahora están jugando con una paleta,
es cuando la besa,
accidentalmente, tímidamente.

Es hermoso,
ya se van,
shhh...
...callo para poder oír...

Miro al espejo...
...no, el del muro no,
aquel que sonríe,
que se alegra
por aquella historia
que le es compartida,
el que refleja el romance
puro de la pareja
y que erróneamente
le da el nombre de profeta.

Provienen de dos mundos distintos
y el destino los ha puesto
junto al espejo;
a cada instante su amor
se hace más grande,
el parte del espejo a casa
en la madrugada,
lleno de felicidad,
ella al fin de jornada
se marcha a su hogar,
el no lo tiene, esta exiliado
en este pueblo de fantasmas.

Es hermoso,
ya regresan,
shhh...
...callo para poder oír...

Vuelven a cruzarse
ilusionadas sus miradas,
se abrazan,
uno y otro se sumergen
en un abismo de palabras,
se toman la mano,
se convierten en vagabundos
sobre suelos de espinas,
se sueñan.

Es hermoso,
ya se van,
shhh...
...callo para poder oír...

Miro a un lado de espejo...
...no, el del muro no,
aquel que esta sobre la alfombra
que tiene grabadas sus siluetas
desde la eternidad.

Cuento e final...
...no puedo,
ya no lo recuerdo,
cada vez que empieza la historia olvido...

Quien soy...
...nadie,
tan solo el delirio,
el último suspiro,
de aquel iluso enamorado...





Imagen: Inflamadorate Enero 2006
Texto: Inflamadorate 1999


 Posted by Picasa

4 comentarios:

El Enigma dijo...

Asi es, como sencillamente uno nace crece y se desarrolla... la vida esta plasmada en letras aqui...

Salud amigo

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

La X dijo...

Esto es como un rico postre... me lo comi despasito y pedi mas.. asi que lo releí...
Bechitos de flan,,, bello bello (muy distinto a lo de ahora)

Julio Suárez Anturi dijo...

Los espejos lo contienen todo. Y son buenos confidentes.

(No me tomes a mal, Mauricio, pero el verso "...cayo para poder oír...", no estoy seguro de su grafía.)

Inflamadorate dijo...

Venga Camarada Amigo Enigma, una porción de vida aquí, desenvolviéndose...

Salud...




Lizie hermosa, un gusto que te guste este postre, me lo encontré por ahí, vaya que es distinto, pero bonitos los años aquellos...

Besicos de postre...




Camarada Julio, tiene razón esta equivocada la grafía, gracias por la observación, a sido de gran valía...

Los espejos, los espejos son buenos camaradas...

Saludos...